Cuadriláteros: tipos y propiedades

Definimos cuadrilátero como aquel polígono de cuatro lados. Dependiendo del valor de los lados y los ángulos podemos clasificarlos en:

  • Cuadrado: Los cuatro ángulos son rectos y los cuatro lados son iguales
  • Rectángulo: Los cuatro ángulos son rectos y los lados son iguales dos a dos.
  • Rombo: Los cuatro lados son iguales y paralelos dos a dos, pero los ángulos son distintos a 90º. Las diagonales son distintas, perpendiculares y se bisecan.
  • Romboide:  Los lados son iguales y paralelos dos a dos, a diferencia de en el rombo que son los cuatro iguales). Los ángulos no son rectos y las diagonales oblicuas entre sí y se bisecan.

cuadrado rectángulo rombo romboide

  • Trapecio: Dos lados son paralelos y los otros dos oblicuos. Las diagonales son oblicuas, desiguales y no se bisecan
    • Trapecio rectángulo. Dos lados paralelos y dos ángulos rectos.
    • Trapecio isósceles. Dos lados paralelos y los otros dos iguales. En este caso de trapecio las diagonales son iguales.
  • Trapezoide: Los lados y los ángulos son todos distintos, al igual que las diagonales que no se bisecan y son oblicuas.

trapecio y trapezoide

También podemos clasificar los cuadriláteros en inscriptibles y no inscriptibles. Los inscriptibles son aquellos que sus vértices pueden formar parte de una circunferencia.

Para que un cuadrilátero sea inscriptible tiene que cumplirse que los ángulos de dos vértices opuestos sean suplementarios, esto es, que su suma sea igual a 180º. También se cumple que los ángulos formados por las diagonales con dos lados opuestos son iguales.

propiedades de los cuadriláteros inscriptibles